Blog navigation

Historia y Origen del Yoyo

2350 Visitas
 

El yoyo no es solo un simple juguete que gira en la punta de un hilo. Es una pieza ancestral de la historia cultural que ha cruzado continentes y evolucionado a través del tiempo. Desde la antigua Grecia hasta las costas de Filipinas, su origen es tan misterioso como fascinante. Sumérgete en este viaje y descubre la magia detrás de cada giro del yoyo, su rica historia y los secretos que aún guarda.

¿Qué es el yoyo?

El yoyo, también escrito como yo-yo, es un juguete que consta de un eje conectado a dos discos y una cuerda enrollada alrededor del eje, similar a un carrete.

¿Cómo se juega con el yoyo?

Para jugar con el yoyo, se sostiene el extremo libre de la cuerda, conocido como el asa, insertando un dedo (generalmente el dedo medio o anular) en un nudo corredizo. A través de la gravedad o la fuerza de un lanzamiento, el yoyo comienza a girar y a desenrollar la cuerda. El jugador permite que el yoyo se enrolle por sí mismo de regreso a la mano, aprovechando su giro y la energía rotacional asociada. Esta acción es a menudo denominada "yo-yoing" o "jugar al yoyo". En su forma de juego más simple, la cuerda se enrolla en el carrete manualmente; el yoyo se lanza hacia abajo, golpea el final de la cuerda y luego se enrolla hacia la mano, para ser lanzado nuevamente. Uno de los trucos más básicos es llamado el sleeper, en el cual el yoyo gira al final de la cuerda durante un tiempo notable antes de regresar a la mano.

El Inventor y Origen del Yoyo

El yoyo, uno de los juguetes más antiguos que se conocen, tiene un origen envuelto en misterio y especulación. Aunque los historiadores debaten acerca de su procedencia exacta, existen ciertas teorías y registros que arrojan luz sobre su historia.

El yoyo en la antigua Grecia

Los testimonios más antiguos del yoyo se sitúan en la antigua Grecia. Un jarrón griego del 440 a.C. ilustra a un joven con este juguete. Estos yoyos griegos, confeccionados en madera, metal o terracota, no solo tenían un propósito lúdico. Los discos de terracota, en particular, eran ofrendas ceremoniales a los dioses cuando un niño alcanzaba la mayoría de edad.

El legado filipino

La palabra "yo-yo" parece tener raíces en el término Ilocano yóyo de Filipinas. Más allá de su etimología, Filipinas desempeñó un papel crucial en la evolución moderna del yoyo. Fue Pedro Flores, inmigrante filipino en Estados Unidos, quien impulsó su popularidad y comercialización en el siglo XX.

Teorías adicionales

Existen otras hipótesis sobre los inicios del yoyo. Se ha sugerido que pudo ser un instrumento de caza en determinadas culturas, o que tuviera orígenes en lugares tan dispares como China o el Antiguo Egipto. No obstante, estas teorías carecen de evidencia robusta.

¿Dónde y cuándo surgió?

Si bien el registro más antiguo del yoyo se halla en Grecia, en Asia, y específicamente en China, también se han encontrado juguetes similares. Sin embargo, determinar cuál de estas culturas fue la verdadera precursora sigue siendo un enigma.

Evolución del Yoyo a lo Largo de los Años

El yoyo, un juguete clásico que ha cautivado a generaciones, ha experimentado diversas transformaciones y revoluciones a lo largo del tiempo, desde su renacimiento en la década de 1960 hasta la era moderna. Aquí exploramos su fascinante evolución:

Renacimiento en los años 60

Tras la Segunda Guerra Mundial, las ventas del yoyo disminuyeron significativamente. No obstante, en 1962, Duncan lanzó una campaña para revitalizar su marca registrada "Yo-Yo", apoyándose en una serie de anuncios televisivos. Sin embargo, en 1965, tras un caso de marca registrada, un tribunal de apelación federal falló a favor de la Royal Tops Company, determinando que el término "yo-yo" se había convertido en lenguaje común y que Duncan ya no tenía derechos exclusivos sobre él. En 1968, debido a los gastos legales y otras presiones financieras, la familia Duncan vendió el nombre de la empresa y las marcas asociadas a Flambeau, Inc., quien ya venía fabricando los modelos de plástico de Duncan desde 1955. En 2020, Flambeau Plastics seguía operando la compañía.

Auge de los rodamientos

La popularidad del yoyo creció durante las décadas de 1970 y 1980, trayendo consigo innovaciones tecnológicas en relación con la cuerda y el eje. En 1979, Tom Kuhn, un dentista y celebridad del yoyo, patentó el "No Jive 3-in-1" yoyo, el primero desmontable del mundo. SKF, una empresa sueca de rodamientos, fabricó brevemente yoyos con rodamientos de bolas en 1984. En 1990, Kuhn lanzó el yoyo SB-2 con un transaxle de aluminio, convirtiéndolo en el primer yoyo con rodamientos de bolas de éxito. Estos rodamientos reducían la fricción, permitiendo trucos más largos y complejos, algo que los jugadores aprovecharon para crear técnicas hasta entonces imposibles.

La era moderna del yoyo

La fase posterior al auge del yoyo de finales de los años 90 se conoce como la "era moderna" del yoyo. Esta etapa se caracteriza por técnicas y diseños mucho más sofisticados. La introducción de la tecnología de rodamientos de bolas permitió a los yoyos girar mucho más tiempo de lo que antes era posible. Esta innovación, sumada a técnicas como el bind y el yoyoing no responsivo, otorgó a los jugadores una libertad prácticamente ilimitada, lo que les permitió inventar una infinidad de trucos. Como resultado, surgieron competiciones especializadas en este estilo moderno de juego, como el World Yo-Yo Contest. Fuera de las competencias, muchos jugadores comparten vídeos de sus trucos en Internet, especialmente en Instagram y TikTok, y algunos incluso han conseguido una gran popularidad en YouTube o apariciones en programas de televisión.

En resumen, el yoyo ha evolucionado de ser un juguete simple a una herramienta avanzada para la creatividad y el arte, reflejando los cambios tecnológicos y culturales a lo largo de las décadas.

 
¿Te resultó útil esta entrada de blog?
Publicado en: YoYos

Deja un comentario